¿Qué es la podología y para qué sirve?

Aktualizacja odbyła się 22 noviembre 2022

Qué es la podología – definición

La podología es el estudio de los miembros inferiores. Examina todos los órganos y tejidos que los componen.

La ciencia de la podología cubre temas como:

  • miología – el estudio de los músculos,
  • osteología – el estudio del sistema esquelético,
  • ortopedía,
  • dermatología: la ciencia de las enfermedades de la piel y sus apéndices,
  • linfología – el estudio del sistema linfático,
  • neurología – el estudio del sistema nervioso
  • angiología: el estudio de los sistemas linfático y vascular,
  • flebología – el estudio de las venas.

Podología explora las interrelaciones entre estas ramas de la ciencia. Y todo esto tiene un objetivo común: el buen funcionamiento de las extremidades inferiores.

¿Quién es un podólogo?

Un podólogo es un especialista que diagnostica y trata los cambios en la piel y las uñas de nuestros pies (a veces también en las manos). La profesión de podólogo en nuestro país no es una profesión médica, porque es un campo de la cosmetología . Sin embargo, la profesión de podólogo se inscribió en el registro de profesiones solo desde 2015. Se considera una profesión paramédica.

Cómo sacar la licencia de podólogo – estudios, cursos de podología

En Polonia, existe un problema extremadamente importante con la profesión descrita anteriormente, porque la mayoría de los podólogos se llaman a sí mismos de manera incorrecta. La falta de regulación legal en cuanto a los requisitos de las universidades completadas, el grado de finalización de las mismas da mucho margen de acción a todos aquellos que estén dispuestos a aumentar de forma inmediata los servicios en sus propios consultorios de podología. Desafortunadamente, la mayoría de los podólogos en nuestro país han realizado solo cursos básicos de podología, que duraron solo unas pocas o varias horas. Esta es la razón de la creciente falta de confianza por parte del paciente en cuanto a la plena profesionalidad de esta profesión. Una persona especializada en podología.a veces tiene que luchar con miedos, desgana después de tratamientos fallidos o consultas con personas al azar.

Los pacientes que necesiten ayuda en el ámbito de los servicios prestados por un podólogo deben, por su propia seguridad y la de sus familiares, preguntar y comprobar a qué persona confían su salud.

Se debe prestar especial atención al hecho de que el diagnóstico incorrecto, la falta de antisepsia y asepsia, el procedimiento realizado incorrectamente, la falta de reconocimiento o subestimación de los cambios pueden causar muchas complicaciones. Pueden manifestarse no solo en la piel, sino también en todo el cuerpo. Las personas que completen un curso de podología que no dure más de una docena de días no tendrán tanto conocimiento como los estudiantes que se gradúan de la educación superior, donde el conocimiento es transmitido por profesores experimentados, durante al menos tres años consecutivos.

Sin duda, en nuestro país, así como en otros países, los podólogos pueden formarse al más alto nivel, al tiempo que obtienen conocimientos profesionales, tanto teóricos como prácticos en varios niveles, al graduarse de la universidad. Un podólogo especializado definitivamente debe estar en constante formación a través de congresos de podología, reuniones científicas o simposios. En esta profesión, la actualización de conocimientos es sumamente importante.

¿Cómo reconocer a un buen podólogo?

Un podólogo que será consciente de su propia profesión y de la responsabilidad que recae en él, diagnostica y trata a los pacientes con extrema minuciosidad. El especialista realizará muchas entrevistas o consultas para solucionar rápidamente los problemas de la piel y los cambios presentes en la superficie de la uña, después de algunos años de tratamiento con otros médicos especialistas. La ventaja de la profesión de podólogo es su ámbito de actividad estrictamente definido. Un podólogo trata los pies, su piel y apéndices. El conocimiento sobre los miembros inferiores es a veces mayor que en las profesiones médicas que se ocupan de todo el cuerpo humano. Un especialista en podología es una profesión apreciada por varios profesionales, incluidos enfermeras y médicos.

Podólogo – qué hace y quiénes son sus pacientes

El podólogo es visitado con mayor frecuencia por diabéticos, personas que sufren de uñas encarnadas, ancianos o personas con callos y callos dolorosos.

Además, personas con infecciones bacterianas, virales y fúngicas crónicas. Además, es necesario prestar atención a la aparición de cambios córneos en las láminas ungueales o plantas de los pies, ya que en muchos casos son el resultado de una incorrecta posición de los miembros inferiores, la carga de los pies al caminar, así como otras tipos de problemas relacionados con la bioquímica de los miembros inferiores.

Problemas que tratará el podólogo

A continuación se detallan los problemas más comunes que los pacientes suelen reportar al consultorio del podólogo:

  • Problemas en la piel de nuestros pies: sudoración excesiva, infecciones fúngicas, infecciones víricas, infecciones bacterianas, talones agrietados, callosidades (callos, durezas o durezas), entre muchas otras,
  • Problemas con la placa ungueal, tales como: infecciones fúngicas, infecciones bacterianas, reconstrucción de la placa ungueal, uñas tubulares, uñas engrosadas, onicólisis: desprendimiento de la placa ungueal, uñas encarnadas y similares.

Francés Alemán Polaco Inglés